Aumenta dimensione fontDiminuisci dimensione font

La Madonna del Canale (La Virgen del Canal)

 

La patrona de Prata es la Asunción, pero la protectora invocada por toda la población es la Madonna delle Grazie (Nuestra Señora de las Gracias) llamada también “del Canal” y venerada en el Oratorio situado en la Fonte Vecchia, en el valle de Carse, aproximadamente a un kilómetro de distancia del pueblo.

Cuenta la leyenda que la Virgen se apareció en época remota a algunos pastores, en las afueras del pueblo, cerca de un canal de desagüe de las aguas de una vieja mina, donde actualmente se encuentra la Fonte Vecchia (Fuente Vieja). En recuerdo de esta milagrosa aparición se erigió un santuario en el lugar del que deriva el extraño nombre del Canal con que los habitantes de Prata llaman a su Virgen. Dentro del santuario se realizó un fresco que representaba a la Virgen y que con el tiempo se deterioró. Se decidió entonces reproducir la Imagen en un lienzo colocado sobre el altar mayor de la iglesia de Prata. Se desconoce el autor de dicha pintura, que data del 1680. El cuadro desapareció ya dos veces de la Iglesia, apareciendo luego milagrosamente en la Fonte Vecchia, casi como para indicar que la voluntad de la Virgen era de ser venerada precisamente en aquel lugar. La población de Prata construyó entonces el Oratorio cerca de la Fonte Vecchia para que fuera custodiada para siempre la Imagen de la Virgen y prometió llevarla allí cada tres años con una procesión solemne.

La fiesta de la Madonna del Canale es todos los lunes de Pentecostés, pero se celebra solemnemente con cadencia trianual.
El 2012, es año de fiesta grande.
Para esta ocasión, el cuadro de Nuestra Señora de las Gracias será llevado en procesión hasta el Oratorio que se encuentra en la Fonte Vecchia y conducido después nuevamente a la Iglesia, para recordar la promesa hecha a la Virgen de venerarla allí donde apareció por primera vez. La devoción de los habitantes de Prata es muy fuerte e incluso aquellos que a lo largo de los años abandonaron el pueblo, no pueden evitar regresar para participar en las celebraciones. Es una fiesta para todos, con muchas iniciativas y manifestaciones organizadas para celebrar la solemnidad, y con un sugestivo espectáculo pirotécnico a conclusión de la fiesta grande, como la llaman en Prata, que puede ser admirado desde la calle que bordea el pueblo medieval denominada “el bastión”.