Aumenta dimensione fontDiminuisci dimensione font

La Historia

 

El Ballesteo está arraigado en la historia de Massa; el eco del entrenamiento a golpes de virote data de principios del siglo XIV, cuando ya en los documentos se mencionaba al Magister Balistrarum (Maestro de las Ballestas) y sobre todo al Camerario, guardián de las ballestas y demás armas de la Ciudad. Evidencias de ello se encuentran en un pergamino del 2 de agosto de 1497 y en la resolución del Consejo Mayor de 1476 que establecía:

“que se ballestee un ballesteo cada tres meses. Que se dé a los jóvenes algún ejercicio loable, que se provea a que cuatro veces al año se haga ballestear de tres meses en tres meses…” de la antigua tradición nace la actual revocación histórica del Balestro del Girifalco (Ballesteo del Halcón Peregrino): a finales de los años 50 del 1900 algunos voluntarios emprendieron la recuperación de este arte milenario. 

El 12 de junio de 1960 tuvo lugar la primera reedición del Balestro del Girifalco (Ballesteo del Halcón Peregrino) en la forma en que se disputa actualmente. El vencedor fue un joven de Cittanuova, Gianfranco Salvadori, apodado “Bodda”, que conquistó así el primer inédito palio dedicado a San Bernardino y confeccionado por la costurera M. Faelli Martini